Cuando una persona decide embarcarse en la hermosa aventura de aprender francés tiene que tomar algunas decisiones relacionadas con la modalidad que prefiere para tomar sus clases de francés.  

Hay quienes prefieren definitivamente estudiar el idioma con otros compañeros ya que se crea esa alianza, ese apoyo y un ambiente de compañerismo que les permite mantenerse motivados unos a otros en el proceso de aprendizaje de la lengua francesa.  

De igual forma, son muchos los que prefieren tomar sus clases solos (modalidad personalizada).

Joven tomando clases de francés personalizadas en el IFL.

Sin embargo, en un tercer grupo están quienes no están claros de cuál es la modalidad que mejor se adapta a su realidad, objetivo y estilo de vida.  La dificultad en la selección de la modalidad ideal para cada persona proviene sobre todo del desconocimiento de las ventajas y desventajas de las clases personalizadas.  Es por esta razón que en este artículo del blog te explicaremos en detalle los criterios que debes tomar en cuenta a la hora de elegir las clases personalizadas de francés.

Empecemos hablando de las ventajas de las clases personalizadas de francés

La principal ventaja es, sin duda alguna, la selección de los horarios de clases ya que no tienes que adaptarte a un horario de grupo sino que puedes elegir el día de la semana y la hora en que tomarás tus clases virtuales.

Y evidentemente al elegir el horario de clases que más te conviene en cierta forma también decides el ritmo en el que quieres aprender (más lento, más rápido) porque recuerda que la duración del programa depende en gran medida del número de horas de clases que tomes a la semana.    La realidad es que los estudiantes pueden avanzar muchísimo más rápido si son responsables con las tareas y asignaciones virtuales. Además de que se pierde menos tiempo en la corrección de tareas. 

Las clases particulares o personalizadas de francés son ideales para personas con necesidades específicas de aprendizaje (viaje, examen, proyecto migratorio, programa de estudios, etc) ya que el profesor puede adaptar los contenidos a trabajar para que el estudiante alcance su objetivo en menos tiempo.

Y ya que hablamos de producción oral, es importante resaltar que si tu objetivo es desarrollar esta competencia deberías optar por las clases personalizadas ya que el hecho de que seas el único estudiante te obliga a participar más activamente que en las clases grupales ya que debes responder a todas las preguntas y tienes más momentos para interactuar en francés que si estuvieras en una clase grupal.

Profesora de francés, impartiendo clases virtuales en el Institut Français de Langues, IFL.

El profesor puede incluso adaptar el curso, su práctica y sus estrategias a su estilo de aprendizaje.

Por otro lado, el seguimiento al estudiante de clases personalizadas es mayor ya que el profesor está mucho más pendiente de las necesidades individuales del estudiante. El profesor puede incluso adaptar el curso, su práctica y sus estrategias a su estilo de aprendizaje. 

Si se presentase alguna eventualidad, el estudiante de clases personalizadas puede cancelar previamente sus clases, cosa que no sucede en las clases grupales.  Lo importante es no abusar de ese privilegio.  Hay estudiantes de clases personalizadas que no avanzan porque cancelan sus clases con mucha frecuencia.

Ahora bien, así como existen ventajas también hay algunos puntos no tan positivos que debemos tomar en cuenta antes de tomar la decisión de elegir esta modalidad.

Hay quienes se sienten “atacados” en las clases personalizadas porque todas las preguntas, ejercicios, interacciones recaen sobre ellos y no cuentan con el apoyo de otros miembros del grupo que puedan ayudarles.  

De igual forma, la falta de competencia y de interacción puede llegar a ser una desventaja! En los grupos se hacen amigos, se crea una dinámica que motiva a los estudiantes a no rendirse y a continuar con sus clases porque se establece un vínculo de amistad entre los miembros del grupo. 

El último criterio a tomar en cuenta y el que definitivamente es un freno para muchas personas es el precio de las clases personalizadas de francés ya que por lo general estas clases se pagan por hora y el costo por hora es mucho más elevado que si fueran clases grupales.

Computadora macbook presentando la página del Institut Français de Langues, IFL y una joven usando la computadora.

¿Qué debes tomar en cuenta antes de elegir las clases de francés personalizadas?

Al final lo más importante es analizar cuáles son tus objetivos, preferencias, disponibilidad de tiempo y presupuesto con el que cuentas para establecer un plan de trabajo que te permita alcanzar tu objetivo de aprendizaje del francés.

En los últimos dos años las clases virtuales han tenido un crecimiento exponencial debido sobre todo al paso de la pandemia. Muchos son los que se han beneficiado de esta nueva forma de enseñanza que ofrece muchísimas ventajas sobre todo en lo que respecta a la experiencia de aprendizaje, la movilidad y el manejo del tiempo.  

Es una modalidad que ha encontrado muchos adeptos en el sector de la enseñanza de idiomas debido sobre todo a la naturaleza misma de las clases (que requieren mayor interacción entre estudiantes y formadores), a los recursos audiovisuales incluídos en la mayoría de las aplicaciones utilizadas para impartir las clases y también debido a que la mayoría de los métodos de enseñanza de idiomas actuales incluyen aplicaciones virtuales autocorrectivas que permiten al estudiante evaluar su progreso directamente en su computadora. 

Siendo esta modalidad extremadamente popular en estos días, hemos querido aprovechar este artículo del blog para compartirles algunos tips que les ayudarán a sacar provecho de las clases virtuales de francés! 

Aprender un idioma (de manera presencial o virtual) no es algo que se logra de un día para otro.  Requiere de tiempo y consistencia!   Muchas veces quienes inician la hermosa aventura de aprender una nueva lengua, en este caso el francés, se crean falsas expectativas relacionadas con el nivel que alcanzarán en un tiempo dado.  Esto es un error ya que el francés es un idioma que requiere horas de estudio y práctica para su dominio y además el no ser realistas en relación con el tiempo requerido para su proyecto de aprendizaje del idioma tiende a frustrar al estudiante que siente que no alcanzó un nivel alto en dos o tres meses.  Lo ideal es informarse lo más que se pueda antes de iniciar y ser realistas en relación con el tiempo y esfuerzo requeridos para aprender francés al nivel que usted necesita (DELF A1, A2, B1, B2) o (DALF C1 y C2). 

Pero volvamos a enfocarnos en las clases virtuales de francés! Lo primero es entender que se trata de una modalidad en la que las clases dependen al 100 por ciento de la tecnología, por lo tanto es esencial contar con una buena conexión a internet.  Esto evita perder sesiones de clase debido a una mala conexión. 

Evidentemente, la ubicación dentro del espacio donde se toman las clases también es algo a tener en cuenta.  Se debe elegir un escritorio o mesa de trabajo donde haya muy buena señal de internet, donde no haya distracciones, ruidos ni interrupciones de ningún tipo. 

Otro punto esencial es organizar minuciosamente la agenda de manera que los espacios de tiempo reservados para las clases no sean comprometidos con otras actividades.  Vale recordar que la asistencia y puntualidad a las clases son puntos muy importantes y solamente podemos garantizarlas con una debida organización del tiempo.

Al momento de tomar las clases es indispensable encender su cámara para que la interacción entre todos los miembros de la clase sea lo más natural posible y claro está, tener sus materiales (libro, cuaderno de ejercicios, cuaderno de notas, etc) a mano desde el inicio de la clase. 

Es de vital importancia tener una actitud que ayude al aprendizaje:  estar atentos, hacer preguntas, participar de manera activa en las clases y tomar notas.  Este último punto muchas veces es reemplazado por una foto, sin embargo, está demostrado que el hecho de escribir las notas ayuda a recordar y retener los contenidos vistos en clase.  

El hecho de que una clase sea virtual no significa que deba ser distante, fría e impersonal. Al contrario, la idea es que todos los integrantes del curso con su participación e interacción logren crear un ambiente idóneo de camaradería y socialización que contribuya al aprendizaje. Muchas veces eso es difícil de lograr en los grupos cuyos miembros no tienen un rol activo durante las clases.

Un tip que en cierta forma es evidente pero no queremos dejar pasar por alto es asegurarse de realizar las tareas y asignaciones virtuales cuando corresponde para que el cerebro lleve un sentido lógico y estructurado del aprendizaje.   Lo ideal es ir trabajando las asignaciones a medida que se avanza en el programa y no dejarlas acumular. 

Ya para cerrar no nos queda más que recordarte que para muchas personas las clases virtuales han representado una excusa más para no iniciar su proceso de  aprendizaje, sin embargo, para otros ha sido una bendición y una gran oportunidad sin la cual su sueño de aprender francés nunca hubiese sido posible. Tú decides de qué lado estás: del lado de los que ven una excusa o del lado de los que ven una oportunidad. 

Esta es la modalidad de enseñanza que llegó para quedarse!  Tu decides si te montas al tren o si continuas viendo a los demás subirse y avanzar en el cumplimiento de su sueño de aprender francés.  

Como todo proyecto de desarrollo personal, cuando iniciamos un programa de francés tenemos una gran motivación, deseos de aprender y altas expectativas.  Ahora bien, es importante que todos esos sentimientos vayan acompañados del conocimiento que necesitas sobre el aprendizaje del francés para que entiendas mejor el proceso por el que vas a pasar.  

Lo primero es tener claro que la mayoría de instituciones dedicadas a la enseñanza del francés se rigen por el marco europeo común de referencia para el aprendizaje de idiomas que no es más que un estándar para medir el nivel de comprensión y producción orales y escritas del idioma para las personas cuya lengua nativa no es el francés.  

Ese marco de referencia establece 6 grandes niveles distribuidos en dos diplomas:  El diploma DELF, que comprende los niveles A1, A2, B1 y B2 y el diploma DALF correspondiente a los niveles C1 y C2.  La idea es que al iniciar el programa desde cero empezarás viendo los contenidos del nivel A1 que es el más elemental y cuando manejes las competencias orales y escritas de ese nivel pasarás al siguiente y así sucesivamente. 

Ahora bien, ¿qué se necesita realmente para tener éxito en el aprendizaje del francés?

Lo primero es entender que aprender un nuevo idioma requiere meses o años de estudio, mucha dedicación y constancia, por lo tanto, tendrás que organizarte lo mejor posible para contar con el tiempo disponible para asistir a tus clases, estudiar y hacer las asignaciones. 

Muchas veces creemos que una pequeña tardanza o inasistencia no nos causará problemas pero la realidad es que casi siempre al inicio de las clases se suelen aclarar dudas sobre las tareas o se explican los objetivos de la lección del día.  Llegar con retraso o peor aún, no asistir a clases de manera regular, puede tronchar tu proceso de aprendizaje del francés, por lo tanto, ten pendiente que asistir puntualmente a tus clases es una prioridad. 

Pero no te limites a asistir a clases!  Busca tambien maneras diferentes de mantenerte en contacto con el idioma: ver películas, escuchar canciones o ver videos de Youtube en francés son algunas de las actividades que puedes hacer para continuar progresando. 

Cuida también el aspecto psicológico del aprendizaje del idioma! Lamentablemente hay personas que tienen tanto miedo a cometer errores que se bloquean y eso no les permite avanzar. Recuerda siempre que la persona con la que estás hablando no te juzgará si cometes algún error.   Así que no tengas miedo de comunicarte en el idioma y de aprovechar cualquier ocasión para practicar lo que has aprendido.  Ya verás como eso te ayudará a tener más confianza en ti al momento de hablar francés y te permitirá expresarte con más fluidez y naturalidad. 

Por último, y no menos importante, recuerda que este proceso no se logra concluir de un día para otro!  Muchos estudiantes se sienten frustrados y desmotivados por no poder comunicarse con fluidez al cabo de unos cuantos meses de estudio.  La realidad es que la lengua francesa tiene cierto nivel de complejidad y quienes han logrado alcanzar un excelente dominio de las competencias de comunicación en este idioma están conscientes del tiempo, el esfuerzo y la paciencia que requiere, así que, cuando te sientas estancado o frustrado busca siempre consejos de tu profesor(a) y de personas que hayan alcanzado un buen nivel en el idioma. Ya verás que con un poco de empeño lograrás tu objetivo! 

Bonne chance! Todo lo que necesitas saber antes de iniciar clases de francés!

Cada semana, en las demostraciones gratuitas que realizamos en el instituto una de las preguntas que surge con más frecuencia es si existe diferencia entre el francés de Canadá y el francés de Francia.   La razón de esta interrogante es que muchos de ustedes están interesados en aprender francés ya que desean ir a vivir o estudiar en Canadá y temen que al aprender el francés “de Francia” no puedan comunicarse efectivamente en el idioma a su llegada a este país y con esto hagan más difícil su proceso migratorio en Canadá. 

Pues bien, la respuesta a la pregunta es que sí!  Existen algunas diferencias lexicales y fonéticas, ya que debido a la distancia entre ambos países, el idioma ha ido evolucionando de forma diferente; sin embargo, eso no te impedirá comunicarte con los nativos canadienses de la región de Quebec.

Un elemento importante y hasta cierto punto alentador es que en realidad las estructuras gramaticales no presentan variación. En principio tendrás que adaptar tu oído y poco a poco te darás cuenta de que algunas palabras o expresiones son diferentes. 

Por ejemplo:  

Algunas de las variaciones más llamativas las encontramos en la forma que tienen unos y otros de pronunciar las palabras. Hay disparidades en cómo los canadienses pronuncian algunas vocales y consonantes. El francés quebequés tiene un rango de vocales más amplio por su mayor nasalización.

Debido a que el inglés es la segunda lengua oficial de Canadá, el francés hablado en este país tiene mucha influencia del inglés. Esto lo podrás notar sobre todo en el vocabulario y en algunas expresiones que se han adaptado.   

A modo de ejemplo, cuando una persona dice “Gracias” en Francia (Merci!) , la respuesta más común y lógica es “De rien!” que en español significa “De nada!”.  Sin embargo, en Canadá, cuando utilizamos esta expresión (Merci!) la respuesta inmediata es “Bienvenue!” equivalente a “Welcome!” en inglés.  Estas diferencias muchas veces resultan curiosas y hasta jocosas pero en poco tiempo uno se adapta y empieza a utilizarlas también. 

A modo de conclusión, debemos entender que, como sucede también con el español, los idiomas tienen sutiles diferencias entre un país y otro.  Fíjate que lo mismo sucede cuando estamos en una conversación en español con hispanohablantes de países como México, Argentina, España o República Dominicana.   Notamos inmediatamente ciertas diferencias en el acento, el vocabulario y la fonética, sin embargo, logramos comunicarnos sin problemas porque todos hablamos el mismo idioma. 

Lo importante es asegurarte de seguir un programa estructurado de francés que te permita alcanzar un buen nivel y de esta forma tendrás la garantía de que podrás comunicarte eficientemente en Canadá y en cualquier otro país francófono.

El francés es una de las lenguas más importantes y relevantes del mundo. Son cada vez más las personas alrededor del globo que deciden emprender la travesía de estudiar en un país francófono debido sobre todo a la calidad de la formación y al conocimiento cultural que se adquiere en estos países.  Estudiar en el extranjero es una de las experiencias más gratificantes que un ser humano puede regalarse!  Sin embargo, al igual que todas las demás grandes vivencias, viene con sus retos y requiere mucha planificación. 

Al momento de aplicar, ya sea para obtener una beca o ser admitido en una institución educativa francófona, el alumno debe demostrar tener un excelente dominio del idioma francés, para esto debe aprobar los exámenes oficiales aceptados a nivel mundial que demuestren sus competencias en lengua francesa. En el caso del francés, ese diploma es el DELF (Diplôme d`Études de Langue Française y por lo general, si su objetivo es estudiar en una universidad en Francia, en Bélgica o en Canadá debe tener aprobado los niveles DELF B1 o B2.  

En este artículo, te damos algunos consejos prácticos para alcanzar este nivel de francés y así vivir la experiencia de estudiar en un país francófono:

1.  Elige correctamente la institución donde piensas estudiar el idioma. Al momento de aprender un idioma es imprescindible contar con expertos que te guíen durante todo el proceso. Una escuela de francés como el Instituto IFL  cuenta con la experiencia requerida para la preparación para estas pruebas. De hecho, el 99% de nuestros estudiantes aprueba los exámenes DELF y nuestros programas se ofrecen por Zoom (online), o sea, que puedes inscribirte y tomar tus clases desde cualquier país del mundo en que te encuentres. ¡Un éxito prácticamente garantizado!  (Ver modalidades y horarios disponibles).

2. Inicia tus estudios de francés con tiempo. Uno de los errores más comunes de aquellos que desean estudiar en el extranjero es esperar al último momento para empezar a aprender el idioma. Se debe tomar en cuenta que para alcanzar los niveles B1 y B2 del DELF se requiere  entre 400 a 600 horas de clase según el marco de referencia europeo. Por lo tanto, contar con el tiempo necesario para prepararte antes de aplicar para estudiar en el extranjero, es clave en el proceso.

3.  Asegúrate de que tus profesores cuentan con formación y experiencia en la preparación de estas pruebas. Un mentor sin preparación para un reto de esta magnitud puede reducir tus posibilidades de aprobar los exámenes. 

4.  No pierdas de vista tu objetivo. La mayor parte de la disciplina y esfuerzo debe venir del estudiante. Este programa es sumamente riguroso y requiere altos niveles de responsabilidad sobre todo en lo relativo a la asistencia, la puntualidad y en la realización y presentación de tareas, exposiciones y redacciones. Sé constante en tus clases y pronto estarás disfrutando de los beneficios de estudiar en una universidad de habla francesa.

Demostración Gratuita

Descubre cómo funcionan nuestras clases virtuales de francés
Copyright © 2022 – IFL Francés
¡Síguenos en Instagram!
crossmenu